La organización de la extinción de incendios forestales en Francia

//La organización de la extinción de incendios forestales en Francia

La extinción de los incendios forestales en Francia

A principios de los años 90, la Dirección de Seguridad Civil puso en marcha un observatorio de lucha contra los incendios forestales, la «Misión Vulcain».
Su objetivo era reflexionar sobre una doctrina común de prevención y lucha contra los incendios forestales para todos los actores implicados.
Una guía de estrategia general daría paso rápidamente a un marco de referencia común para los actores operativos, seguido de un marco de referencia de empleo y formación con escenarios pedagógicos, que se basa en la técnica de Gestión Operativa y Mando. 

Bomberos, Francia

Foto de @EtatMajorFR

El riesgo de incendios forestales en Francia sólo afecta al arco mediterráneo, aunque en los últimos años, debido al cambio climático, se han observado incendios en las zonas norte, este y oeste del territorio.

Paralelamente a la lucha contra incendios, la prevención de incendios se basa en la obligación de desbrozar los alrededores de los edificios que están en la interfaz urbano-forestal. El manejo forestal está a cargo de la Dirección Nacional Forestal, que se encarga del mantenimiento de los bosques y trabaja en coordinación con el cuerpo de bomberos para crear y mantener los caminos de acceso a los macizos forestales.

Aquí es donde entramos en contacto con la estrategia de lucha contra incendios del cuerpo de bomberos francés: el uso del agua para extinguir los incendios lo más cerca posible de los hogares. Esto requiere pistas de acceso estandarizadas y tanques bien distribuidos. La piedra angular del sistema francés se basa en la intervención precoz al comienzo mismo de un incendio para evitar su desarrollo.

Se sentaron las bases para el combate terrestre, a lo que hay que añadir el apoyo de los medios aéreos. Seguridad Civil dispone de una flota de cuatro tipos de aeronaves para la lucha contra incendios y el transporte de personas o mercancías en caso de catástrofe natural o industrial.

Símbolos de la guerra contra el fuego son los 12 aviones Canadair, capaces de dejar caer más de 6.000 litros y de repostar en el agua y en el mar. Más pequeños, pero igual de eficientes, los nueve Trackers llevan 3.000 litros de retardante para ralentizar la progresión de las llamas. En los días de alto riesgo, participan en misiones de vigilancia en el sur de Francia, en el suroeste y en Córcega. Extinguen el 60% de los incendios emergentes.

Seguridad Civil también tiene dos Dash-8 Q400s. En verano, estos bombarderos de agua tienen un depósito extraíble de 10.000 litros de retardo que se lanzan por delante del fuego para ralentizar su avance. A diferencia de Canadair, los Dashes y Trackers repostan en el suelo.
El sistema puede ser complementado localmente con helicópteros de bombardeo de agua o aviones Air Tractor. Son contratados cada año por los servicios de bomberos de los departamentos franceses en función de sus necesidades.

Hoy en día, casi todos los bomberos franceses están formados en la lucha contra los incendios forestales y pueden apoyarse entre sí en caso de catástrofe.
La experiencia y el saber hacer francés se exportan a todo el mundo, además de los cuerpos de bomberos civiles de los departamentos, las unidades militares de la Seguridad Civil también conocen las técnicas forestales utilizadas, por ejemplo, en España o Portugal.

Laurent Alfonso
Oficial de bombero frances, miembro de APTB

2019-04-26T10:56:45+02:0029 enero, 2019|Categorías: Internacional|Etiquetas: , |Sin comentarios

Sobre el autor:

Deje su comentario

Usamos cookies para poder ofrecerte mejor contenido. Configuraciones Ok

Analítica

Usamos herramientas de analitica para poder medir los intereses de nuestros lectores, y así ofrecer el mejor contenido en base a estos.

Marketing y reMarketing

Usamos analiticas de terceros para poder ayudar a nuestros anunciantes.