Castilla y León mantiene la declaración de riesgo medio de incendios

La falta de lluvias generalizadas es la causa para que la Junta de Castilla y León entienda que el riesgo de incendio forestal no ha disminuido, por lo que mantiene de momento la declaración de riesgo medio, “con una dotación de medios materiales y humanos adecuada a ese nivel de riesgo”.

Desde el 1 hasta el 10 de octubre la Junta declaró riesgo medio de incendio lo que implicaba el mantenimiento de una parte del dispositivo. La prolongación de altas temperaturas, con un verano especialmente caluroso en el que los meses de julio y agosto tuvieron una temperatura media que superó en 1,2 ºC a la de los meses de julio y agosto de 1981 a 2010, según los datos de la AEMET, y la ausencia de precipitaciones generalizadas, con diferencias notables entre el sur, con lluvias por encima de la media, y el norte de la región, con precipitaciones inferiores, aconsejan mantener el dispositivo de incendios hasta el día 17 de octubre cuando las previsiones dan lluvias para toda la región.

Desde el dispositivo de incendios se recuerda a la población la obligación de mantener la prudencia en el uso del fuego y las actividades que entrañen riesgo de incendio forestal.