Las mujeres en emergencias se hacen visibles el 8 de marzo

Con la intención de visibilizar a la mujer en el sector de las emergencias la Fundación PAU Costa ha puesto en marcha estos días una campaña en redes sociales con el hastag o aviso #MujeresEnEmergencias. La iniciativa ha tenido una gran respuesta de profesionales de distintos operativos de todo el país a través de Twitter. Esta es la primera de las acciones que pretenden desarrollar a partir de un grupo de trabajo de reflexión sobre la igualdad de género en las emergencias forestales.

Que el mundo de la extinción de incendios forestales ha sido tradicionalmente muy masculino no es una opinión, es un hecho, ni siquiera es una noticia. ¿Por qué es así?, ¿es fruto de una estructura e inercia social, o algo propio del sector?, ¿es mayor en este ámbito que en el resto de la sociedad?, ¿hay desigualdad de género, existe un machismo diferente aquí del que pueda haber en la sociedad?, ¿por qué y dónde está el techo de cristal?, ¿cómo se concilia el trabajo y las responsabilidades familiares?, ¿condiciona la maternidad el desarrollo profesional de las mujeres en este sector?.

Todas estas preguntas y algunas más nos hicimos en OSBO hace un tiempo y fue el motivo por el que pusimos en marcha la sección de Mujer e Incendios, con la intención de visibilizar a la mujer en el sector de la prevención y extinción de incendios forestales y de conocer hasta qué punto un sector profesional tan masculinizado hasta ahora es más o menos permeable a la presencia de la mujer. Casi simultáneamente, en la Fundación PAU Costa, un grupo de mujeres decidieron reflexionar sobre estas cuestiones de forma periódica. “Nuestra intención es conocer la realidad, visibilizar a la mujer y trabajar por la igualdad de géneros”, nos comenta Mariona Borràs, una de las coordinadoras del grupo.

De momento, el grupo está en sus comienzos, “nos reunimos una vez al mes y compartimos reflexiones, experiencias y análisis con la intención de poner en marcha muchas iniciativas que nos permitan lograr los cuatro objetivos fundamentales que nos hemos marcado: hacer un diagnóstico de la situación actual, identificar las debilidades para la inclusión de la mujer en este ámbito profesional, conocer las lecciones aprendidas y experiencias en otros países y proponer soluciones a los problemas que encontremos”, comenta Mariona.

No puede haber visibilidad porque no hay datos, no sabemos cuántas mujeres trabajan en este sector, así que sin estadísticas es muy difícil tener visibilidad. Las administraciones no disponen de esa información y lo primero es saber cuántas somos”, comenta Inés Suárez, presidenta de la asociación SerBomberas, organizadora de la primera jornada “La mujer en los cuerpos de bomberos profesionales”, y que también forma parte del grupo de trabajo de la Pau Costa.

Esta asociación dibujó en 2017 un mapa nacional con el número y distribución del número de mujeres bomberas en los cuerpos profesionales, es decir, funcionarias en el sector de la prevención, extinción de incendios y salvamentos. En ese año eran 168 mujeres en toda España frente a los 19.873 hombres.

Este dato se desconoce en el caso de los dispositivos de lucha contra de incendios forestales y es en lo que trabajan en este grupo de la Fundación Pau Costa. Se trata de un foro abierto a la participación con la intención de ser “un espacio permanente para hablar de emergencias y género”. En este correo electrónico reciben las propuestas de incorporación al grupo info@paucostafoundation.org

Los planteamientos son ambiciosos porque quieren hacer propuestas más concretas como organizar jornadas o eventos, identificar conductas discriminatorias no evidentes para intentar cambiarlas, elaborar una guía de buenas prácticas que mejoren la conciliación laboral y familiar, impulsar una revisión de los procesos de acceso a los cuerpos de emergencias, desarrollar un protocolo de actuación para evitar que se produzcan situaciones de acoso laboral, y trabajar en la educación y sensibilización social para “lograr la igualdad de género en el marco de las emergencias”.

#MujeresEnEmergencias

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, pusieron en marcha una campaña en Twitter con la intención de llamar la atención y de comprobar también la respuesta. Mariona considera “muy positiva la campaña porque muchas se han hecho visibles, nos ha permitido contactar con profesionales que no conocíamos en distintos dispositivos y crea un sentimiento de comunidad”.

Por razones de privacidad YouTube necesita tu permiso para cargarse.
I Accept

Vanesa Molina es una de las que ha participado en la campaña. Lo ha hecho porque considera que “es necesario que se nos conozca, que se nos vea, que la sociedad sepa que hay mujeres trabajando en la extinción de incendios con la misma capacidad que cualquier hombre. Y es especialmente necesario visibilizarlo hacia fuera del sector porque dentro estamos perfectamente integradas”.

Vanesa trabaja en el Infocam de Castilla-La Mancha y no ha notado comportamientos machistas entre sus compañeros. “En el dispositivo se trabaja con absoluta normalidad, somos todos compañeros que estamos en lo mismo. Sin embargo, cuando vas a algún pueblo, después de alguna jornada en el monte o en un incendio, todavía es posible oír a alguno dar por hecho que por ser mujer no harás el mismo trabajo que el resto de compañeros. En ocasiones, es imposible no sentir rabia y frustración porque yo trabajo igual que ellos”.

Para Mariona no hay más machismo dentro del sector de extinción de incendios del que pueda haber en otro sector profesional. “El nuestro es un sector en el que hay muchos hombres y tradicionalmente ha sido solo de hombres, así que hay muchas inercias creadas en el trato diario, en los comentarios, en el comportamiento en general. En la sociedad hay más machismo que feminismo, es un problema de base social, no del sector”.

Inercias que pueden explicar cosas tan sencillas como que no haya equipos de protección individual (epis) diseñados para mujeres. “Es cuestión de facilitar el trabajo e incluso puede serlo de seguridad. Llevar un epi pensado para los hombres no facilita el movimiento en el incendio, porque es demasiado grande, tiene otra estructura y puede que no te permita la misma libertad de movimientos en algunos momentos, cuando necesitas estar a tope de intensidad en el trabajo”, comenta Vanesa.

Para Mariona, más que hablar de desigualdad en el sector “habría que hablar de falta de igualdad, la misma que en cualquier otro ámbito de la sociedad, ni más, ni menos”.

Posibilidades de promoción profesional, la maternidad o el techo de cristal no son circunstancias exclusivas de España. “Cuando hablas con profesionales de otros países te das cuenta de que hay circunstancias que se repiten de forma más o menos parecida. Estar en contacto con grupos de mujeres en emergencias que han tratado estas cuestiones y conocer cómo las han resuelto o reflexionado es otro de los objetivos de este grupo de la PAU”, nos cuenta Mariona.

De momento, en la PAU Costa recopilan datos de las comunidades autónomas para saber qué grado de falta de igualdad existe, desde el punto de vista numérico y también en el de la responsabilidad que desempeñan hombres y mujeres en las emergencias. “Queremos conocer la realidad y hacer un diagnóstico. Puede que esto sirva para reflexionar sobre qué tipo de dispositivo queremos para dentro de 10 o 15 años, como ya están haciendo los Bombers de Barcelona”, comenta Mariona.

Puede que sirva, de momento, para mostrar a las más jóvenes que, si se lo proponen, también ellas pueden trabajar en el sector de la extinción de incendios forestales, tienen modelos en los que fijarse.